Mujeres RR: Entrevista con Leticia Sáenz, Primer Tea Sommelier de México


Por Carla Rojas // @athewa

Foto 1 LS

Algunas personas tienen un futuro escrito al momento de nacer:

– Serás abogado porque es la tradición familiar.

Algunas otras tienen la fortuna de descubrir lo que quieren hacer desde niños y algunas más deciden abrirse paso por si mismos y ser punta de lanza en una nueva disciplina que ni siquiera ellos mismos se imaginaron que existía.

Este es el caso de Leticia Sáenz. Una mujer cuyo amor por el té la ha llevado a convertirse en la primer Tea Sommelier de México, un país que si bien no tiene una tradición milenaria alrededor del té como en China, Reino Unido o Japón, sí tiene una vasta tradición herbolaria en la que las bebidas calientes juegan un rol importante.

Pero Leticia no solo es una experta del té, sino además es una emprendedora, ya que hace tres años también inició una línea de té y tizanas que ella misma supervisa y el diseño gráfico de esta línea ha sido tan innovador en el sector que le ha llevado a formar parte de publicaciones especializadas en diseño a nivel internacional.

Hace unos días me reuní con Leticia y platicamos más a fondo sobre su trayectoria, el origen de su fascinación por el té, los retos a los que se ha enfrentado y las satisfacciones que tiene el ser la primer Tea Sommelier en el país.

Foto 3 LS

– Cuéntanos un poco de tí. ¿Qué haces? ¿a qué te dedicas?

Soy Leticia Sáenz, Sommelier de Té, lo que significa que debo saber todo sobre la planta camelia sinensis, que es la planta del té. También tengo que saber sobre tizanas, pero como experta del té debo saber todo sobre esta planta, desde su historia, características de la planta, las regiones en que se produce, sus métodos de recolección e incluso sobre la lluvia en el lugar del cultivo porque todo influye en su sabor.

Un té nunca es igual a otro aún en la misma región, lo cual también es parte de su encanto.

– ¿A qué te refieres con té y tizanas? ¿cuál es la diferencia?

El té como tal es aquel que proviene de la planta camlia sinensis y dependiendo sus grados de oxidación podemos encontrarlo como té blanco, té verde, té oolong, té negro y té puerh.

El resto de las infusiones como la manzanilla, la hierbabuena y demás, son tizanas.

– ¿Cómo nace esta fascinación por el té?

Yo soy originaria de Chihuahua pero hace 10 años, mientras estudiaba la carrera, viví en Monterrey. La primera vez que tomé té de la planta camelia sinensis fue en casa de una amiga, su mamá me ofreció una taza de té verde y me gustó. Tiempo después tuve la oportunidad de vivir en China en un intercambio académico y casualmente llegué a la ciudad que era considerada como la capital del té en China. Fue todo un descubrimiento. Tenía la inquietud de conocer más sobre el té, fui a plantaciones, conocí gente y entendí un poco más de lo que para ellos significa: allá es toda una filosofía, hay una gran cultura del té y es todo un estilo de vida.

Al terminar mi intercambio regresé con un cargamento de té. No sabía ni lo que traía pero yo traía todo tipo de hojas y empezaba a darle té a todas mis amigas pero nadie comprendía mi amor por él. Para este momento investigar más sobre el té se había convertido en mi hobbie y desde ese momento hasta ahora me convertí en una autodidacta. Té que se me atravesaba, lo probaba. No lo veía como una carrera sino como algo en lo que me entretenía y me gustaba.

– ¿En dónde y cuánto tiempo estudiaste para ser Sommelier de té?

Una tarde mientras buscaba información sobre té en internet me encontré con el blog de una sommelier de té canadiense y en ese momento me pregunté: ¿existe una profesión y alguien que hace una vida de algo que disfruto tanto? Leí su historia y me identifiqué con esta mujer que en ese entonces me doblaba o triplicaba la edad y a parti de ahí empezé a investigar y en dos semanas tomé la decisión de dejar lo que estaba haciendo y descubrir si esto es lo que quería hacer.

Me encontré con una serie de cursos que daba la Asociación de Té de Estados Unidos y afortunadamente tenía algunos ahorros así que pude tomarlos, pero estos cursos no duraban semestres sino un par de días y se organizaban cada dos o tres meses. En estos cursos aprendía no solo de lo que nos enseñaban, sino también de lo que platicaba con estas personas que compartían el amor por esto que a mí me gustaba tanto. Aprendía de todos y me identificaba con ellos. Fue una etapa de autodescubrimiento.

Foto 2 LS

– Cuéntanos sobre tu marca de té

Hace tres años decidí que quería lanzar mi propia línea. Quería ofrecer té de buena calidad en México. Ya había algunos y empezaba a haber conceptos de tiendas de té pero no había tanto y yo quería hacer algo que la gente con la que había tomado los cursos ya estaba haciendo y funcionaba y aquí no se conocía sobre el tema.

Desde que empezé a soñar con mi marca de té tenía claro que quería que fuera muy de la mano del diseño y no queía que hubiera símbolos de tazas humeantes ni de hojas de té. Platicando con la agencia que me ayudó a realizar el diseño llegamos a este concepto y aunque al principio la gente decía que no parecía té, yo me sentía muy contenta con el resultado y decidí seguir adelante.

Curiosamente aunque es un diseño muy básico y el color de cada empaque va de la mano con el tipo de té que contiene, no había nada a nivel mundial como esto y gracias también al trabajo de la agencia de diseño estas han sido publicadas en muchos libros de diseño a nivel mundial. También gracias a haber tomado el riesgo me he ganado el respeto de otros sommeliers de te y poco a poco he creado mi nicho.

– ¿A qué retos te has enfrentado?

Afortunadamente no me he enfrentado a dificultades como tal en el sentido de que no hay algo que no haya podido hacer, pero sí ha habido algunos desafíos porque México es un país cafetalero y en un principio me veían raro pero poco a poco fui ganándome una credibilidad, la confianza de mis clientes y la confianza en México y eso está padre.

Ahora una cosa muy distinta es saber sobre té y vender té ya que puedes estudiar para ser sommelier de té pero nadie te enseña a vender una lata de té.

En ese aspecto también el branding de mi marca ha sido importante y hasta este momento no ha habido una persona que me diga que no le gusta mi té y es algo por lo que doy gracias todos los días. Yo hablo sobre el té con la esperanza de crear y poner mi semillita para que crezca la cultura del té.

– ¿Qué consejo le darías a otras mujeres que como tú quieren hacer algo diferente?

Háganlo. Aunque algún día te despiertes pensando por que se te ocurrió esto, no hay persona más feliz que la que disfruta lo que hace. Hablando de temas de mujeres, nosotras normalmente estamos muy preocupadas por hacer las cosas en muchos sentidos y hay esa presión de que tenemos que enfrentar al mundo y se nos olvida la parte de disfrutar. Quizás te va muy bien en lo que haces ahora pero en el fondo te hubiera gustado hacer otra cosa. Al final la idea es ir descubriéndote e ir haciendo lo que te gusta.Hay dos clases de miedo: un miedo que te paraliza y otro que te lleva a hacer las cosas. Si tienes miedo que sea del segundo tipo. De lo que se trata es de creer en tí y nunca perder de vista la meta.
Leticia Sáenz / Tea Sommelier
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s